Beji Caid Essebsi, presidente de Túnez, declaró al país en estado de emergencia después de que fue atacado un autobús en el que viajaban miembros de la guardia presidencial. El saldo fue de 12 muertos y más de una docena de heridos.

De acuerdo a Al Jaazera, fuentes presidenciales dijeron que la explosión fue un “ataque terorista”, y añadieron que aún no está claro si fue causado por una bomba o un cohete disparado hacia el autobús.

Continuaremos esta guerra (contra el terrorismo) con todas las municiones y gente que tenemos. La victoria estará del lado de Túnez”, declaró el presidente. Ha quedado establecido un toque de queda entre las nueve de la noche y las cinco de la mañana, y se espera que el estado de emergencia dure al menos treinta días.

Hasta ahora nadie se ha adjudicado responsabilidad por lo sucedido. En meses anteriores el Estado Islámico dijo ser responsable de dos ataques en el país.

Comentarios