El Comité de Ética de la FIFA suspendió a ambos por ocho años de cualquier actividad relacionada con el fútbol. Sepp Blatter no podrá recuperar su asiento como presidente de la FIFA y Michel Platini no podrá concurrir a las elecciones presidenciales del 26 de febrero.

La causa de la suspensión es el pago de dos millones de francos suizos que Blatter hizo a Platini, presidente de la UEFA y vicepresidente de la FIFA, en febrero de 2011, por un trabajo que supuestamente desempeñó para la FIFA entre 1999 y 2002.

De acuerdo al Comité de Ética “Ni en su escrito de defensa ni en su declaración ante el tribunal pudieron [ambos] demostrar que este pago tenía una base legal. Su afirmación de que hubo un acuerdo oral no ha sido juzgada convincente y no ha sido tenida en cuenta.”

La FIFA les impuso multas de 50.000 francos suizos a Blatter y de 80.000 francos suizos a Platini. El máximo organismo del fútbol atraviesa su más grave crisis de corrupción.

Comentarios