Arturo Núñez Jiménez, gobernador de Tabasco, reconoció que hay una alta incidencia delictiva en el Estado, la cual es grave y preocupante para los ciudadanos. El mandatario dijo que no pretende negar la seriedad de la inseguridad que afecta a los tabasqueños.

De acuerdo al gobernador: “se está atacando con la revisión permanente de estrategias y la realización permanente de operativos que dan cuenta de algunos avances de la detención de bandas, de la liberación de personas secuestradas y de los sometimientos a proceso penal”. También reconoció que es necesario redoblar los esfuerzos.

El día de hoy el diario Tabasco Hoy publicó un reportaje que revela que “el 89.7% de la población en la capital del Estado la considera peligrosa”, de acuerdo a cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), y los cajeros automáticos de las instituciones bancarias, son los lugares en los que los tabasqueños se sienten menos seguros.

Comentarios