Tras los ataques del 13 de noviembre, la Asamblea Nacional francesa tomó la decisión de mantener el estado de emergencia en el país por tres meses. Los votación fue casi unánime, 551 diputados a favor, 6 en contra y 1 abstención.

El estado de emergencia permite actos como cateo de viviendas sin necesidad de presentar orden judicial, y el reforzamiento de la vigilancia en las fronteras.

Actualmente el país se encuentra en estado de emergencia, éste expira el 16 de noviembre y entrará en vigor el recientemente aprobado.

Desde los ataques se han realizado más de 400 registros administrativos sin orden judicial, como resultado se han podido decomisar 87 armas, 11 de estas consideradas de guerra, y se ha mantienen vigiladas las residencias de 118 personas.

Uno de los principales temores de Francia es ser objetivo de un ataque químico. El jefe de Gobierno anunció que crearán una institución de atención a jóvenes que se hayan radicalizado, los primeros ocupantes podrían ser los radicalizados que estén arrepentidos.

Comentarios