Un ataque aéreo realizado por Estados Unidos en Kunduz, ciudad de Afganistán, mató a por lo menos 19 personas que se encontraban en el centro de salud de Médicos Sin Fronteras. Se cree que hay tres niños entre los fallecidos.

John Campbell, comandante de las Fuerzas estadounidenses en Afganistán, dijo que el ataque se debió a un “error humano. No sabían que el objetivo compuesto era un centro de traumatología de Médicos sin Fronteras”.

Bart Janssens, director de operaciones de MSF, dijo: “estamos profundamente sorprendidos por el ataque, el asesinato de nuestros pacientes y staff, y la carga que esto dejará en el cuidado de la salud en Kunduz”.

La organización informó que anteriormente habían proporcionada la dirección del hospital a Estados Unidos y Afganistán para evitar ser atacados.

Un reporte determinó que el personal que ordenó el ataque y los que lo ejecutaron desde el aire no adoptaron las medidas apropiadas para verificar que el lugar era un objetivo militar legítimo.

Comentarios