Mientras la policía llevaba a cabo operaciones antiterroristas, en las redes sociales empezaron a circular imágenes de lo que sucedía en el lugar, debido a que la operación era secreta la policía pidió a los ciudadanos que no informaran nada de lo sucedido.

Así empezaron a circular fotos, videos y gifs de gatos con las etiquetas #Bruxelles o #BrusselsLockedDown. Con esto los ciudadanos buscaban “enterrar” las primeras fotos que salieron de la operación que la policía estaba realizando.

Bajo la consignaMantén la calma y tuitea un gato”, los tuiteros belgas inundaron las redes con imágenes de gatos y se logró el objetivo que perseguían.

Tenemos que apoyar a la Policía, ellos (los terroristas) pueden estar leyendo esto”. Los ciudadanos, a través de Twitter, trabajaron en conjunto con las autoridades y el Centro de Crisis belga agradeció: “por su colaboración al silencio mediático solicitado en el marco de las acciones judiciales”.

Comentarios