Grupos cristianos de Estados Unidos están molestos por el diseño navideño que la cadena escogió este año para decorar sus tazas. Lo han tachado de “anticristiano”, y el vicepresidente de Starbucks dijo que escogieron un estilo minimalista para reflejar “simpleza y paz”.

En años anteriores las tazas habían sido decoradas con copos de nieves y renos, algunos cristianos han tomado el cambio como “una guerra contra la religión”.

La ridícula controversia ha sido alimentada por un expastor que está invitando a todos los clientes a decir ‘feliz navidad’, en lugar de sus nombres, para que esa sea la frase que marque la taza.

De acuerdo a Starbucks la taza busca: “crear una cultura de pertenencia, inclusión y diversidad”.

Comentarios