Hace unos días Coca Cola lanzó un anuncio navideño que muestra lo alejados de la realidad que viven algunos “creativos”. En el clip un grupo de jóvenes blancos llegan a una comunidad indígena (¿se acuerdan de la colonización?) ubicada en Totontepec Villa de Morelos, Oaxaca, con la misión de llevar “un mensaje muy especial”. El grupo lleva consigo neveras y pedazos de madera con los que construyen un árbol de navidad. Al iluminarlo se lee un mensaje: “Tökmuk n’ijyyumtat” que -según el anuncio- significa “Permanezcamos unidos” en lengua mixe. Al final toman refresco y son felices.

Como era de esperarse, no todos están contentos. La Alianza por la Salud Alimentaria dirigió una petición al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) para prohibir el anuncio. El grupo argumenta que el comercial ataca la dignidad de los indígenas y contribuye al deterioro de su salud.

Coca Cola pidió disculpas a través de el director de publicidad, Diego Bracamontes: “la intención no era insultar a nadie”. El anuncio ha sido retirado pero todavía se puede encontrar en algunas páginas.

Comentarios