Las medidas de emergencia que han sido tomadas en Beijing, China, por la alerta roja causada por la contaminación en el aire, han dejado a millones de niños sin clases y resguardados en casa. También se han cerrado caminos y fabricas de la región.

El lunes por la noche se anunciaron las medidas, que durarían hasta el mediodía del miércoles, pero ya es martes y la situación no parece mejorar. La calidad del aire está en 308, que de acuerdo a los estandares de Estados Unidos significa que la gente no debe estar en la calle. Es la primera vez en la historia de la región que se emite este tipo de alerta.

De acuerdo a la cadena CNN, respirar en Beijing deja un sabor agrio en la boca y el contacto con los ojos provoca irritación. China es uno de los países que más contaminantes emiten, en la reciente cumbre en Francia las autoridades del país asiático se comprometieron a limitar las emisiones de carbono, pero esto será hasta el años 2030.

Fuente: The New York Times

Comentarios